«Soy Gay»: ¿Qué Hacer Cuando Alguien Nos Dice Esto?

«Soy Gay»: ¿Qué hacer cuando alguien nos dice esto?

 

Cómo respondas dependerá mucho de tus pre-concepciones sobre la homosexualidad y tu relación con la persona en cuestión. Recordarás todo lo que has oído en la radio y visto en la televisión, lo que escriben los diarios y publican las revistas; pues bien, no sabemos cómo reaccionar ante este bombardeo mediático que ha cobrado forma en una persona a la que amamos.

 

La homosexualidad ya no es tan sólo una teoría o un tema de interés, sino una realidad cercana. Ya no se trata de las discusiones de sobremesa ni de chismes, sino de una persona a la que queremos y no sabemos cómo ayudar. Es más, ni siquiera estamos seguros de si realmente necesita ayuda o no. Por la razón que sea, ha confiado en ti. Para ti, ¿esta persona es la misma que antes de decirte su secreto?, ¿ha cambiado en algo? Si se ha acercado a ti, es porque quiere que la conozcas de verdad.

 

Pongámonos en los zapatos de unos papás en esta situación. No entienden cómo pudo suceder que su hijo “sea” homosexual. Inician una larga lista de hipótesis: si los genes se mezclaron de alguna manera distinta; si se trata de un desequilibrio hormonal; si su hijo es simplemente alguien “especial”; si deben de alegrarse, entristecerse o recibir a su hijo como si nada hubiera ocurrido. En el fondo, nuestros padres saben que han amado lo mejor que han podido.

 

Cuando un hijo le cuenta a sus padres lo que realmente siente, debemos ser conscientes del tiempo y valor que le ha tomado a su hijo revelar sus sentimientos homosexuales. Es muy difícil aceptar estos sentimientos y exponerlos, aun con las personas con las que tienen mayor confianza. El tiempo transitado en soledad, silencio, incertidumbre y dolor lo ha marcado profundamente.

 

Ha tenido miedo de lo que pensarían sus padres y los demás si se llegaran a enterar de lo que siente. Tiene una gran necesidad de abrirse y hablar. Quiere cariño, aceptación y aprobación. Ser homosexual ha sido el gran secreto de su vida, y ahora lo sabes. ¿Qué vas a hacer?, ¿ha cambiado la imagen de tu hijo?, ¿romperás tu amistad con él o ella?

 

Muchos hombres y mujeres con AMS tienen una pareja del mismo sexo con quien desean pasar el resto de su vida. Otros forman parte de la comunidad gay. Algunos viven solteros, mientras otros han guardado en silencio su gran “secreto”, se han casado y tienen hijos. Algunos más se han declarado ante sus matrimonios y familia. Otros se han quitado la vida. Repito la pregunta: ¿Qué vas a hacer ahora que lo sabes?

 

Los padres suelen ser los últimos en enterarse de que su hijo tiene AMS. Los hijos suelen declararse y afirmar su tendencia primero con otros amigos o familiares, para luego, si lo desea, abrirse con sus padres. En el fondo, tienen miedo de ser rechazados o de perder el amor de sus padres, amigos y familiares, de ser maltratados o de ser expulsados del hogar por su tendencia homosexual.

 

Si eres uno de estos padres, un familiar o algún amigo cercano, comprende por qué le ha tomado tanto tiempo a él o a ella aceptarse a sí mismo. En este momento seguramente no quiere escuchar de razones, sino sencillamente ser amado y comprendido incondicionalmente. Te preguntarás tal vez: ¿Cómo puedo seguir amando a un hijo, amigo o familiar si personalmente estoy en desacuerdo con su identidad homosexual?

 

Aquí empieza tu disposición para comprender qué es la homosexualidad y cómo amar a un ser querido que siente esta tendencia. La decisión de vivir activamente la homosexualidad o esforzarse por un camino de reorientación, habiendo entendido la génesis de la atracción homosexual, con las razones que tenga, es absoluta e indiscutiblemente una cuestión personal.

 

Si quieres ayudar a una ser querido con AMS, y él o ella ha adoptado una identidad homosexual, entiende su decisión y síguelo amando. La aceptación que no ha encontrado en años la ha encontrado entre compañeros que han pasado por historias parecidas a él o ella. Han sido recibidos por otras personas que no rechazan su homosexualidad. Por otro lado, si deseas ayudar a alguien que se cuestiona el por qué de su orientación sexual, ya sea porque se haya desilusionado en la comunidad gay o porque no está a gusto con su atracción, antes de ayudarle a buscar cualquier opción primero hay que escucharlo.

 

Por ejemplo, en lo que respecta al apoyo psicológico, puede optar por la terapia de afirmación de la homosexualidad o, si ése es su deseo, una terapia de reorientación y afirmación de género. En la primera, se le brindarán las razones y herramientas para que acepte su homosexualidad y decida cómo quiere vivirla; en este escenario la homosexualidad es entendida como una “tercera” preferencia sexual.

 

En la terapia de reorientación se le dirigirá por un camino de aceptación y exploración personal, buscando las razones por las que ha desarrollado la AMS y cómo puede reafirmar su identidad masculina o femenina de acuerdo con sus objetivos personales.

 

Cuando un ser querido con AMS se acerca a ti, en el trasfondo de su conversación está buscando tu aceptación. Se pregunta si lo aceptarás tal cual es, si todavía lo amas, si lo rechazarás. Tu respuesta es muy importante para él o ella. No te quedes con los brazos cruzados, paralizado.

 

Padres, familiares y amigos, las siguientes palabras están dirigidas a ustedes: su ser querido – hijo, hermano, amigo – los necesita, decida lo que decida, haga lo que haga. Él o ella, con su confesión, acaba de abrir un nuevo capítulo en su propia vida y en la de ustedes. En sus vidas hay vínculos rotos, heridas que sanar y relaciones que mejorar. Su ser querido los invita a entenderle, para poder apoyarle en sus decisiones, sean cuales sean.

 

Artículo publicado en Courage (en español). Copyright © Courage.

 

Artículos que podrían interesarte:

Subir ▲