COBIPEF: Centro de Orientación para el Bienestar Personal y Familiar

Consultas y Terapias Online

Vía vídeo-llamadas

(por WhatsApp o Skype)

 

 

Nuestro Señor Jesucristo reveló a Santa María Faustina Kowalska, una monja polaca de principios del siglo XX, esta preciosísima oración. El Señor le prometió grandes ayudas y bendiciones a quienes rezaran esta Coronilla. El modo de rezarla es el siguiente:

 

Padre nuestro

 

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal, Amén.

 

Ave María

 

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Credo de los Apóstoles

 

Creo en Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra.

Creo en Jesucristo, Su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado. Descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre todopoderoso.

Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.

 

En las cuentas grandes, antes de cada decena:

 

Padre eterno, Te ofrezco el Cuerpo y la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, nuestro Señor Jesucristo, como propiciación de nuestros pecados y los del mundo entero.

 

En las 10 cuentas pequeñas de cada decena:

 

Por Su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero.

 

Al final, después de las cinco decenas:

 

Santo Dios,

Santo Fuerte,

Santo Inmortal,

ten misericordia de nosotros

y del mundo entero. (Tres veces)

 

Esta oración ha sido tomada del Diario de Santa María Faustina Kowalska (1, 197).

 

Con la ayuda del siguiente vídeo puedes rezar la Coronilla a la Divina Misericordia.

 

 

Artículos que podrían interesarte:

COBIPEF © 2008 - 2020. Reservados todos los derechos.

El material presente en esta página web puede disponerse para otras web y/o artículos de prensa, radio y televisión siempre y cuando se cite la procedencia. No se autoriza la venta y/o alquiler del contenido escrito ni archivos de imágenes, audio o video, sin excepción alguna. En todos los casos, los derechos de autor originales de cualesquiera de los contenidos de esta web, así como los derechos de traducción, corresponden a sus respectivos autores y se presentan aquí única y exclusivamente con fines EDUCATIVOS, no comerciales. Sitio web diseñado y administrado por Rommel Andaluz.

Subir ▲