Las Adicciones

Las Adicciones

Conocer las adicciones nos ayuda a decidir mejor qué hacer cuando nos encontremos ante un dilema

 

Adicciones

 

En la adolescencia tus hijos toman conciencia que deben atender, cuidar y querer a su cuerpo porque se trata de ellos mismos. Entonces, ¿por qué a veces se empeñan en dañarlo? ¿Qué pasa cuando algo los engancha? ¿Podemos librarlos de las adicciones?

 

Está de moda fumar y beber. Casi cualquier fiesta a la que asisten tus hijos tiene botellas y cigarros: son los calificativos de la diversión, algunos los llaman socializadores. Esas costumbres decidimos incorporarlas libremente a nuestra vida, a pesar de sabernos que el alquitrán y la nicotina llegan directamente a nuestros pulmones y el alcohol a nuestro cerebro y al hígado.

 

Cuando ya somos dependientes de estas sustancias para funcionar, sentirnos tranquilos o divertirnos se dice que tenemos una adicción.

 

El alcohol y el tabaco son más comunes porque están permitidos por la ley y se tiene acceso a ellos. Una adicción reduce nuestra capacidad de control. Estamos enganchados a algo externo

 

¿Por qué sucede esto?

 

Porque llegan directamente al Sistema Nervioso Central (SNC) que es el que coordina nuestros impulsos internos con los cambios externos. Es decir, le introduzco la información a mi cuerpo de lo que debe hacer (ya no me guío por mi inteligencia).

 

Hay sustancias:

 

1. Depresoras: que bajan el nivel de actividad motriz e intelectual, provocan decaimiento del ánimo, afectan el componente afectivo de la personalidad.

 

a. Alcohol

b. Morfina

 

2. Estimulantes: que provocan euforia, desinhibición, excitan la actividad

 

a. Nicotina (tabaco)

b. Cafeína (café, refresco de cola)

c. Medicamentos

 

Hay otras adicciones no químicas que se presentan con el exceso: juego, televisión, dinero, comida, deporte, Internet, videojuegos, compras, trabajo, sexo, etc.

 

Causas para ser adicto según la OMS

  1. Por curiosidad relacionada con sus efectos y sensaciones
  2. Para ser aceptado en el grupo de amigos e integrarse a él
  3. Porque están al alcance de cualquiera
  4. Por malas actitudes de los padres en el trato a los hijos
  5. Por separación, enfermedad o muerte de los padres
  6. Por falta de afecto e indiferencia en el ambiente familiar
  7. Por presiones y tensiones familiares o escolares
  8. Por bajo nivel de autoestima o auto aceptación
  9. Para evadir la realidad y tratar de crear una diferente
  10. Inseguridad

 

Al hablar de adicciones, no quiere decir que fumar esporádicamente un cigarro o beber una copa de vino o cerveza lo sea. Las bebidas tienen todo un proceso de elaboración, en muchos casos maximizan el sabor de la comida son un excelente acompañante de ciertos platillos y todo un arte.

 

Sin embargo:

 

1. Existen personas que le piden cigarros a quienes pasan salen en la madrugada a comprarlos o se les altera el carácter si no fuman.

2. Hay quien es capaz de beber desenfrenadamente sin saborear la bebida, deteriora su personalidad y sus relaciones y depende de una botella para estar bien.

 

Normalmente es en la adolescencia cuando comienzan las adicciones. Las adicciones no químicas son tan extensas que merecen un trato particular y una atención personalizada. Es cuando ya nos volvemos compulsivos en nuestro proceder.

 

Una adicción menor según la OMS: el tabaquismo

 

1. Una tercera parte de la población mayor de 15 años fuma, esto constituye mil 100 millones de fumadores en todo el planeta y, por si fuera poco, el tabaquismo es el causante de múltiples enfermedades.

2. Cada año, 3 millones de personas mueren por tabaquismo (6% de la mortalidad total).

3. En 30 años los productos ligados al tabaco causarán 10 millones de muertos por año, muchas más víctimas que cualquier enfermedad.

 

Los bombardeos publicitarios y la facilidad para conseguir cigarrillos provocan su mayor consumo. La industria tabacalera mexicana ha invertido millones de dólares en publicidad.

 

En promedio la edad en la que se inicia a consumir el tabaco es a los 16 años.

 

Es importante saber que cada cigarro contiene elementos tóxicos:

 

1. La nicotina aumenta el ritmo cardiaco y estrecha las arterias coronarias.

2. El monóxido de carbono es un gas venenoso que daña las células de la sangre y reduce la asimilación de oxígeno.

3. El alquitrán produce cáncer de pulmón y afecta las vías respiratorias.

4. El amoniaco quema la nariz y la garganta.

 

En algunas mujeres el cigarro produce trastornos menstruales, menopausia prematura, falta de ovulación, cáncer cervical. En el embarazo bajo peso del bebé al nacer y otros trastornos.

 

Además el tabaquismo es un vicio colectivo porque afecta a quienes están cerca de un fumador. Muchas personas sufren afecciones pulmonares o respiratorias, simplemente por convivir con fumadores. Por eso cada vez más se marcan zonas para no fumadores.

 

El alcoholismo, una adicción terrible

 

El alcoholismo es una adicción terrible. Beber inmoderadamente es un problema tan común que pasa desapercibido, porque lo relacionamos con gozar, estar alegres, “alivianarse”, pasarla bien. Generalmente durante la adolescencia nos dejamos llevar y si no tenemos una sólida autoestima cedemos a provocaciones como: “maricón”, “gallina”, “mocho”, “¡tómale! ¿no que mucha igualdad femenina?”, “con una sola no te va a pasar nada”, etcétera.

 

Se piensa que el alcohólico es el que se cae por las calles, cuando también son los que beben pequeñas cantidades a intervalos frecuentes, y no siempre tienen la apariencia de estar intoxicados; sin embargo, necesitan del alcohol para funcionar. Estas personas sufren mucho y a veces destruyen también a sus familias.

 

La borrachera sucede porque el alcohol llega a la sangre y el organismo tarda en eliminarlo… Por supuesto por estar borracho no es lo mismo que ser alcohólico, pero por ahí se empieza. Eso de emborracharse es tan viejo como el relato bíblico que cuenta cómo Noé bebió el vino de su viña y se embriagó. Ahora inicia a una edad mucho más temprana.

 

Los médicos de la Universidad de California en EE.UU. evaluaron las funciones psicológicas de un grupo de adolescentes que habían bebido en más de 100 oportunidades en los últimos tres años y otro grupo en el que no habían ingerido alcohol. Pasaron pruebas de aprendizaje, memoria, desenvolvimiento espacial, destreza de lenguaje, resolución de problemas y atención. Los adolescentes que bebían tuvieron puntajes muy inferiores en los tests de retención de información verbal y de acontecimientos, es decir, todo lo que se refiere a memoria”, registraron más pobreza de lenguaje y disminución de la capacidad para observar el espacio.

 

Según datos del Consejo Nacional contra las Adicciones CONADIC el 9% de los hombres mexicanos son alcohólicos. El alcoholismo afecta al 46% de los mexicanos de entre 18 y 65 años, el 90% son hombres y el 10% mujeres. El abuso del alcohol afecta también al 36% de los varones de entre 12 y 17 años y al 15% de las mujeres de la misma edad.

 

Debemos tomar en cuenta que el alcoholismo:

 

1. Es una enfermedad crónica

2. Es una dependencia física y psicológica

3. Afecta la salud física y mental

4. Afecta las relaciones interpersonales

5. Afecta las relaciones laborales y disminuye la capacidad para el trabajo.

 

Entrar en una adicción es peligroso, normalmente decimos “a mí no me va a pasar”… y cuando menos se espera ¡ya se está enganchado! Conocer las adicciones nos ayuda a decidir mejor qué hacer cuando nos encontremos ante un dilema. Si somos sinceros y decidimos por nosotros mismos, sin presiones, entenderemos que nos hacen daños, nos quitan la voluntad y la posibilidad de llevar la vida que queremos sin depender de los influyentes.

 

Artículo tomado y adaptado de Catholic.net. El original puede ser visto aquí. Copyright © Catholic.net Inc.

 

Artículos que podrían interesarte:

Subir ▲